Nunca tanta biodiversidad ocupó tan poco espacio